8 lecciones de Walt Disney para el emprendedor

A más de 100 años del nacimiento de Walt Disney, creador de Mickey Mouse, enlistamos las cosas que todos los emprendedores deberían tomar en cuenta para que su negocio crezca basándonos en lo que Disney ejecutó para crear toda una industria de la diversión.

Walt Disney & Mickey

Walt Disney & Mickey

  1. Amplía tu gama de productos o servicios:

Si te especializas en un sector empresarial podrías ofrecer varios servicios dentro del mismo sector, y con esto lograrás que tu marca sea reconocida dentro de todo el sector y no sólo por un producto. Como todos sabemos Disney hizo todo d tipo de productos con sus personajes.

  1. “Si puedes soñarlo, puedes lograrlo”:

Esta frase célebre de Walt Disney demuestra su filosofía como ser humano y como empresario. Walt no se dio por vencido nunca. a pesar de todas las dificultades que su empresa vivió (como guerras, huelgas, bancarrota, entre otras) él continuó con su sueño y logró su objetivo de revolucionar la industria de la animación y así  dejar una huella en la  industria del entretenimiento.

Personajes Disney

Personajes Disney

  1. Haz felices a tus empleados:

La parte más importante de una empresa son los trabajadores, para mantener la lealtad de su personal Walt Disney tenía varias iniciativas como permitir a los empleados faltar si se sentían cansados y dar reconocimientos públicos por su labor ininterrumpida.

  1. Adáptate al cambio:

Una empresa no puede quedarse en su zona de confort; el adaptarse a los cambios tanto tecnológicos como de procesos empresariales, hace que la empresa se consolide y sea vanguardista. Así como lo hizo Walt Disney que pasó de dibujos a mano para animaciones hasta adquirir estudios Pixar ofreciendo así nuevas experiencias, uso de tecnología avanzada, historias y formatos.

Personajes Pixar

Personajes Pixar

  1. Ten una cultura empresarial sólida:

Si hablamos de Disney lo ligamos con una política de saber satisfacer de manera magistral a los clientes, independientemente de sus orígenes geográficos y costumbres.   Ellos no tienen clientes; tienen visitantes.

  1. Fracasar no significa dejar de intentarlo:

Siempre habrá problemas en las empresas, lo más importante es saber cómo solucionarlos y hacer que no vuelvan a suscitarse. Como todas las empresas, Disney ha superado varios obstáculos, desde conflictos por derechos de personajes hasta las guerras de su país y crisis económicas. Sin embargo el seguir intentándolo los llevo al éxito y es una lección más que debemos aprender de esta compañía.

Disneyland

Disneyland

  1. No temas crear o revolucionar sectores empresariales:

Si tienes ideas nuevas para el mercado, no temas explotarlas —antes de Disney, la animación no era una industria reconocida—, sin embargo el atrevimiento de Walt por explotarlo lo llevó a no sólo tener la empresa más grande de animación del mundo, sino que además logró que la gente conociera y se enamorará de la animación en sus películas.

  1. La clave está en el marketing y publicidad:

Disney es uno de los mejores ejemplos de la importancia del marketing. Además de sus increíbles campañas publicitarias, el principal valor de su mercadotecnia está en la promoción continua, una identidad corporativa única -donde identificas desde la tipografía hast el castillo con luces al comienzo de sus películas—, campañas publicitarias, ampliación de sus servicios y productos, apertura de sus tiendas y parques y el reconocer que no sólo eran los niños su target, sino los adultos también y por eso esta frase de Disney: “Estas muerto si tus objetivos son sólo para los niños. Los adultos son solo niños creciendo.” Demostrando así que no importa que Mickey Mouse sea el ratón más famoso del mundo: siempre necesitarás hacer marketing y fortalecer tu branding. Por eso, la importancia de que te asegures que agencias profesionales como Media Green Eye se encarguen de tu publicidad.

Escrito por: Sara Paredes.

Comparte
Categories: Administración, Casos de éxito y fracaso de negocios, Diseño, Emprendimiento, Marketing, Peliculas, and Publicidad.